“Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos” Jn. 15,13

Por: Sem. Mario Iván Márquez Mata |

Red de Amigos |Valle Hermoso  |

Rec. Cristo Rey. Matamoros.
Rec. Cristo Rey. Matamoros.

La amistad es una de las experiencias más enriquecedoras en la vida de los hombres. A través de la amistad Dios nos revela su amor, ese amor que como creaturas hechas a imagen suya, somos capaces de dar incondicionalmente a los demás.

 Saludo con gran afecto a todos los amigos de Nuestro Seminario, que con gestos de amor y generosidad apoyan nuestra formación sacerdotal.

 Mi nombre es Mario Iván Márquez Mata, hace algunos meses terminé mis estudios filosóficos en la ciudad de Saltillo, Coahuila, y después de 4 años, con mucha alegría he regresado a mi casa mater, el Seminario de Matamoros; la alegría que surge al estar de nuevo sirviendo al pueblo de Dios  que con generosidad, amor y oración  reafirma día a día mi deseo de entregarme a Dios en su servicio.

A mi llegada, se me ha pedido ejercer mi apostolado en la Red de Amigos del Seminario, específicamente con los amigos de la ciudad de Valle Hermoso. Durante este tiempo he tenido la oportunidad de compartir la vida y la vocación con algunos de ellos, ya que hasta ahora, mi trabajo se ha enfocado en conocer a nuestros colaboradores de la red y atender las necesidades que van surgiendo. Cada segundo sábado de mes nos reunimos para celebrar la Eucaristía, hasta ahora en la parroquia de Guadalupe, donde les he expresado mi deseo de ser cercano con ellos; de brindarles mi amistad y cariño; mi deseo de conocerles y que me conozcan.

 Sepan que estoy enormemente agradecido con ustedes mis queridos amigos, porque aunque ha pasado muy poco tiempo, me han abierto las puertas de su corazón, brindándome su confianza, cariño y amistad. Me siento abundantemente agradecido con Dios por ponerlos en mi camino, sepan que siempre están en mis oraciones y en mi corazón.

 Los invito a seguir adelante con esta gran obra, a poner todo su empeño para que esta gran familia siga creciendo; sigamos orando por las vocaciones sacerdotales, con la confianza de que Dios no deja de asistirnos con su gracia, a través de santos sacerdotes.

 Me despido de ustedes con un caluroso abrazo,  deseando que la paz y el amor de Cristo reinen en sus vidas.

“Quien ha encontrado un amigo ha encontrado un tesoro” (Si 6, 14)

Mario Alberto Correa Ledezma

Por: Sem. Mario Alberto Correa Ledezma |

Segundo de Teología |

Quiero renovar con Dios y contigo mi compromiso de amarle y servirle en cada uno de mis hermanos. Es Dios, quien por mandato de mi Rector, me ha asignado la misión de acompañar humana y espiritualmente a los Amigos del Seminario, quienes con su oración y apoyo son parte de la vocación de muchos jóvenes que, como yo, anhelan llegar a ser sacerdotes.

El don de la Vida y el don de la Vocación sólo tienen sentido si se saben compartir por medio del don de la Amistad. Ustedes los Amigos del Seminario me han dado la oportunidad de compartir tan grandes regalos que, sin merecer, Dios me ha concedido por gratuidad. Gracias Amigos del Seminario por hacerme parte de su vida.

Ahora que inicio un nuevo ciclo con ustedes, tengo la oportunidad de afianzar lo logrado hasta el día de hoy, de enmendar los errores cometidos, de emprender nuevos proyectos y de convocar a que más personas de unan a esta obra de Dios, que ayuda y sostiene la formación de los futuros sacerdotes, recuerda que “tu pones los medios, yo pongo la vida”.

Únete a la gran familia del Seminario, únete a la Red de Amigos del Seminario, el lugar donde nuestros bienhechores toman rostro.

Dios habla aún con las personas

Por: Arturo González Ramírez |

Colaborador Red de Amigos Sección Reynosa |

Amigos del Seminario, en cada momento de nuestras vidas, Dios nos habla y nos dice cómo debemos ser nosotros y como debemos ser hacia las demás personas, más lo interesante de esto es que nosotros lo tenemos que descubrir, alejando todo aquel pensamiento obscuro, que no nos permite ver aquello que Dios nos está diciendo y quiere que hagamos.

Quiero compartir con ustedes una historia que me enviaron en un correo hace tiempo y que me parece muy interesante.

¿Dios habla aún con las personas?

Un joven de vida espiritual fue a una reunión de estudio de la Biblia en la residencia de un matrimonio amigo. Era noche de jueves.

El matrimonio dividió el estudio entre oír a Dios y obedecer la palabra del Señor. El joven no podía dejar de querer saber si “Dios aun habla con las personas”. Después del estudio, él salió para tomar un café con los amigos que estaban en la reunión familiar, y discutían un poco más sobre el mensaje de esa noche. De formas diversas ellos hablaban cómo Dios había conducido sus vidas de maneras tan diferentes. Eran aproximadamente las 22 horas cuando el joven se despidió de sus amigos y comenzó a dirigirse a su casa.

Sentado en su automóvil, comenzó a pedir: “Dios, si aún hablas con las personas, habla conmigo. Yo te escucharé. Haré todo para obedecerte”.

Mientras conducía por la avenida principal de la ciudad, tuvo un pensamiento muy extraño, como si una voz hablase dentro de su cabeza:”Para y compra un litro de leche”. El movió su cabeza y dijo en alto: “Dios, ¿eres tú, Señor?”. No obtuvo respuesta y continuó dirigiéndose para su casa. Sin embargo, nuevamente, surgió el pensamiento: “Compra un litro de leche”. El joven pensó en el pasaje de la Biblia que habla de Samuel y cómo él no reconoció la voz de Dios, y cómo Dios habló con Samuel.

¡Muy bien, Dios! En caso de ser el Señor, voy a comprar la leche. Esto no parece ser una prueba de obediencia muy difícil. Total, uno podrá también usar la leche. Así que paró, compró la leche y reinició su camino a casa.

Cuando pasaba por la séptima avenida, nuevamente sintió un pedido: “Gira en aquella calle”. Esto es una locura, pensó y pasó de largo el retorno. Nuevamente sintió que debería haber girado en la séptima avenida. En el siguiente retorno, el giró y se dirigió por la séptima avenida. Medio bromeando, dijo en voz alta: “Muy bien, Dios. Lo haré”.

Siguió avanzando por algunas cuadras cuando de repente sintió que debía parar. Se detuvo y miró a su alrededor. Era un área mixta comercial y residencial. No era la mejor área, más también no era la peor de la vecindad. Los establecimientos estaban cerrados y la mayoría de las casas estaban a oscuras, como si las personas ya se hubiesen ido a dormir, excepto una del otro lado de la calle y que estaba cerca. Nuevamente, sintió algo,”Ve y dale la leche a las personas que están en aquella casa del otro lado de la calle”. El joven miró la casa. Comenzó a abrir la puerta del coche, pero se volvió a sentar. “¡Señor, esto es una locura!” ¿Cómo puedo ir a una casa extraña en medio de la noche?”.

Una vez más, sintió que debería ir a dar la leche. Finalmente, abrió la puerta,”Muy bien, Dios, si eres el Señor, iré y entregaré la leche a aquellas personas. Si el Señor quiere que yo parezca un loco, muy bien. Yo quiero ser obediente.

Pienso que esto va a contar para algo; sin embargo, si ellos no responden inmediatamente, me iré en el mismo acto. Atravesó la calle y toco la campanilla. Pudo oír un barullo viniendo desde dentro, parecido al llanto de una criatura. La voz de un hombre sonó alto: ¿Quién está ahí? ¿Qué quiere?. La puerta se abrió antes que el joven pudiese huir. De pie, estaba un hombre vestido de jeans y camiseta.

Tenía un olor extraño y no parecía feliz de ver a un desconocido de pie en su solera. “¿Qué pasa?” El joven le entregó la botella de leche. “Compré esto para ustedes”. El hombre tomó la leche y corrió adentro hablando alto. Después, una mujer pasó por el corredor cargando la leche en dirección a la cocina. El hombre la seguía, sosteniendo en brazos una criatura que lloraba. Lágrimas corrían por el rostro del hombre y luego comenzó a hablar, medio sollozando: “Nosotros oramos”. Tenemos muchas cuentas que pagar este mes y nuestro dinero se había acabado. No teníamos más leche para nuestro bebe. Apenas oré le pedí a Dios que me mostrase una manera de conseguir leche.

Su esposa gritó desde la cocina: “Pedí a Dios que me mandara un ángel con un poco… “¿Ud. es un ángel? El joven tomó su cartera y sacó todo el dinero que había en ella y lo colocó en las manos del hombre. Se dio media vuelta y se fue a su vehículo, mientras las lágrimas corrían por sus mejillas.

Como ven en esta historia, Dios nos habla en cada momento de nuestras vidas, a veces nos toca recibir y otras nos toca dar, recuerda que Jesús vino a este mundo a servir no a que le sirvieran, por lo tanto nosotros también debemos hacer lo mismo y nuestras vidas cambiarán. Me despido de ustedes Arturo González Ramírez de la Red de Amigos del Seminario de Matamoros, Sección Reynosa, Tamaulipas, saludos cordiales.

Encuentro con nuestro Pastor

Por: Sem. Daniel Alberto Romero Barrera |

Segundo de Teología |

Los miembros de la Red de Amigos del Seminario, -sección Río Bravo-, muestran un corazón agradecido a Dios Padre, por mostrar su rostro misericordioso en la persona de nuestro Padre y Pastor Mons. Ruy Rendón Leal; quien ha tenido la bondad de visitar a esta comunidad riobravense, el pasado 21 de Abril. Lo hemos recibido con grande esperanza y Él ha venido para confirmar a sus hijos en la fe y en el amor, al corazón de la Diócesis que es el Seminario Diocesano.

Con el deseo de conocer y escuchar, a nuestro Obispo diocesano, los amigos y amigas del Seminario, al caer la tarde, se reunieron en la Rectoría de Cristo Rey, para vivir una experiencia emotiva de fe, al participar de la Santa Misa presidida por Mons. Ruy Rendón Leal; que exhortó en su homilía, a vivir cada día, con una alegría cristiana que sea testimonio de Cristo Resucitado; y a seguir colaborando en la formación de los futuros sacerdotes por medio de esta obra de la Red de Amigos del Seminario.

Después de compartir la mesa de la Palabra y de la Eucaristía, bienhechores y bienhechoras de nuestro Seminario ofrecieron al Señor Obispo una cena de agradecimiento por su Presencia entre dicha comunidad; en dicha cena estuvieron presentes también: el P. Jesús Carlos Palacios Peña, -Ecónomo de nuestro Seminario-; el P. Eduardo González Oropeza, -promotor durante su período como ecónomo de la Red de Amigos del Seminario-; algunos sacerdotes del Decanato de Río Bravo y los seminaristas que realizan su apostolado en la Economía del Seminario.

Durante la cena que estuvo engalanada en colores amarillo y blanco, como signo de la fidelidad al Santo Padre y al Obispo diocesano, la Sra. Rosa María Garza, -Coordinadora de la Red de Amigos de dicha cuidad-, a nombre de todos los bienhechores dio la bienvenida al Sr. Obispo; mencionando en su discurso de bienvenida que “para todos los que formamos parte de la Red de Amigos del Seminario esta labor nos ha dado la gran oportunidad de servir a Dios apoyando a los futuros sacerdotes quienes hoy se enfrentan a nuevos retos y necesitan contar con la excelencia en la preparación académica, mejor formación humana y espiritual”; posteriormente, el Obispo entregó un reconocimiento a cada una de las colaboradoras que en cinco años se han esforzado en hacer crecer esta obra, animándolas a seguir ofreciendo su tiempo y dedicación en el crecimiento de esta obra.

Durante la cena el Sr. Obispo tuvo el detalle de dirigir un emotivo mensaje y saludar a cada una de los presentes al recorrer las mesas puestas en el recinto, por lo que el sentir general de los que participaron en dicho encuentro, fue el dar gracias a Dios porque es bueno y ha tenido a bien enviar a nuestra Diócesis un Padre y Pastor que con su humildad y cercanía confirma a sus hijos en la fe.

Trabajando en la Red de Amigos

Srita. Irma Delgado |

Comité Diocesano de la UFCM (Unión Femenina Católica Mexicana) |

Hola me da mucho gusto poder saludarles desde el boletín mensual Nuestro Seminario. Me es muy grato poder compartirles mi experiencia como colaboradora de la Red de Amigos del Seminario. Tengo 15 años de pertenecer al Comité Diocesano de la UFCM. (Unión Femenina Católica Mexicana) y funjo como Comisionada pro Seminario dento del Comité Diocesano.

Mi trabajo ha consistido todos estos años en apoyar al Seminario coordinando diversas actividades en favor del mismo. Además cuento con un grupo de personas que nos apoyan mensualmente y que las hemos integrado a la Red de Amigos y han tenido la oportunidad de vivir la cercanía con nuestra casa de formación. Asistiendo a las misas de bienhechores, retiros, terminación de ciclo escolar, posada familiar, etc.

Quiero mencionar que en estos 52 años de vida del Seminario, sólo ha habido tres comisionadas “Pro Seminario” dentro del Comité Diocesano de la UFCM. Es digno mencionar a mis antecesoras la Sra. María Garza Mendoza de Martínez Q.E.P.D. y a la Sra. Herminia Uvach Q.E.P.D. Distinguidas damas que gran parte de su vida se dedicaron a apoyar a nuestro Seminario desde su fundación (septiembre 8 de 1959). Sus familias siguen apoyando hasta la fecha.

Quiero dar testimonio de cómo el Señor me ha bendecido de una manera muy especial y ha manifestado su amor y su bondad a través de toda mi vida.

Agradezco a todos los bienhechores hombres y mujeres que durante todo este tiempo nos han apoyado tan generosamente participando en todos los eventos y actividades a beneficio del Seminario. Con la certeza de que el Señor premiará abundantemente su generosidad.

Aprovecho la oportunidad para invitarles a que se unan a la Red de Amigos del Seminario y experimenten la alegría de servir, dando testimonio de su amor al sacerdocio de Cristo y al Seminario Diocesano.

Un año en la Red de Amigos

Por: Sra. Lupita Rodríguez de Ruíz |

Colaboradora Red de Amigos Sección Matamoros |

Quiero compartir con ustedes que estamos por cumplir un año de pertenecer a la Red de Amigos del Seminario, Ha sido muy gratificante para nosotros, el poder acompañar de alguna manera a los seminaristas en esta Misión que el Señor nos ha encomendado. Mi familia y yo agradecemos primeramente a Dios  por darnos la oportunidad de compartir un poco de lo mucho que Él nos da.

Hemos conocido y convivido con muchos de estos Jóvenes que en lucha diaria, se preparan con entrega y alegría para un día para llegar a ser Sacerdotes, por lo que tienen mi más grande admiración y respeto, y los siento como parte de nuestra Familia.

El recibirlos en nuestra casa, compartir alimentos, momentos alegres, risas y experiencias en su trato personal, nos enriquece y compromete a seguir orando por las Vocaciones; orar por ellos para que a Imagen de Jesús y por medio del Espíritu Santo sean instrumento para llevar consuelo, liberación y salud a los más necesitados. Los encomiendo en mi oración a María Santísima, para suscitar más vocaciones sacerdotales. Y me despido de todos con el Saludo de Pablo:

“La gracia del Señor Jesús permanezca con ustedes” 1Cor.16-23

Misa Red de Amigos del Seminario, Sección Matamoros

Por: Redacción |

En el contexto del novenario de las fiestas patronales de la Rectoría San Judas Tadeo en la ciudad de Matamoros, se celebró la Misa en favor de la Red de Amigos del Seminario. En esta ocasión, presidió la Misa el Padre Jesús Carlos Palacios Peña, Ecónomo del Seminario y Rector del Templo San Judas Tadeo.

Minutos antes de iniciar la celebración eucarística, el seminarista Mario Alberto Correa Ledezma, animador de la Red de Amigos, Sección Matamoros, invitó a los asistentes a presentar sus intenciones, por las cuales, sería ofrecida la Santa Misa.

Entre las palabras que el Padre Jesús Carlos dirigió a los Amigos del Seminario, resaltan aquellas en las que agradeció a los bienhechores del Seminario por su generosa ayuda en la formación de los futuros sacerdotes. Ayuda que quizá no se refleje instantáneamente, no obstante, muchos se benefician de ese corazón generoso.

Finalmente, el Padre Jesús Carlos reconoció que todos somos enviados a una misión específica y recalcó que la misión de los Amigos del Seminario es ser parte de la formación de los futuros pastores.

Se incluye un extracto de la Homilía pronunciada por el Padre Jesús Carlos en la Eucaristía.

4 años caminando juntos, gracias, muchas gracias

Por: Sra. Rosa María Garza de Salinas |

Colaboradora Red de Amigos Sección Río Bravo |

Se han cumplido ya cuatro años de la Red de Amigos del Seminario, cuatro años llenos de bendiciones donde Dios nos ha concedido la ayuda mutua entre seminaristas, sacerdotes y laicos.

Ha sido una oportunidad de acercamiento entre ambas partes y creo que nos enriqueció a todos. Agradezco el don de la generosidad a tantas personas que mensualmente aportan su ayuda económica al Seminario, las oraciones hechas, las atenciones a nuestros amigos seminaristas y a los sacerdotes a cargo de la economía del mismo.

En especial agradezco a Dios por el Pbro. Dr. Eduardo González Oropeza quien durante su periodo como ecónomo y fundador de la Red de Amigos, nos llenó de bendiciones, nos compartió sus reflexiones sabias y profundas del Evangelio durante las homilías en las misas mensuales, las cuales inspiraban esperanza y crecentaban nuestra Fe.

En nombre de todos los amigos, le doy la bienvenida al Padre Jesús Carlos Palacios Peña a quien cariñosamente le decimos “Jechu” y de quien estoy segura encontraremos a un gran amigo y para quien pido todo el apoyo, pues sabemos que Dios lo puso en este camino para que lo camináramos juntos.

Sigamos orando por las vocaciones

Por: Srita. Yadira Martínez Salazar |

Colaboradora Red de Amigos Sección Valle Hermoso |

Hermanos, los invito a seguir orando por las vocaciones, gracias a todos los bienhechores y colaboradores que con su oración y donativo hacen posible esta misión.

Dios colme de bendiciones su generosidad, Tenemos un nuevo pastor a cargo de la Economía del Seminario el Padre Jesús Carlos, que la comunidad de Valle Hermoso tuvimos la oportunidad de conocerlo en la Misa del pasado mes de Septiembre, al igual que al seminarista Braulio Humberto Martínez el cual está a cargo de este apostolado, por lo cual es motivo de alegría recibirlos en esta Ciudad.

De mi parte y a nombre de la comunidad de la Red de amigos de Valle Hermoso les damos la Bienvenida, para ustedes, Dios derrame muchas bendiciones y los siga fortaleciendo en este caminar, han escuchado el llamado de el Señor, cuenten con nuestro apoyo y oraciones.

Señor Dios, Padre Nuestro, te damos
gracias por los sacerdotes, que son un
regalo y un signo de tu amor. Ellos nos
manifiestan tu corazón bueno y rico en
misericordia, nos ofrecen la salvación de
Jesús y nos ayudan a vivir en el Espíritu
Santo. Concédenos pastores según tu corazón,
bendice a los seminaristas, y haz
que no falten en la Iglesia niños y jóvenes
que sigan la vocación sacerdotal.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Jesús nos dice pidan y se les dará

Por: Sra. Margarita Victoria Olivera Hernández |

Colaboradora Red de Amigos Sección Reynosa |

Jesús nos exhorta a pedir que él como buen padre, nunca se negará a darnos lo mejor. Por eso la importancia de pedir. Pero pedir con fe, pedir siempre con esa esperanza de ya haberlo recibido.

Nuestro señor Jesucristo conoce nuestras necesidades tanto espirituales como materiales. Conoce también de nuestra falta de vocaciones sacerdotales y nuestra necesidad de tener más santos sacerdotes por tal motivo el Señor nos invita a pedir con todo nuestro corazón abundantes vocaciones sacerdotales y también medios económicos para poder sostener esos jóvenes maravillosos así como Jesús dio la vida por nosotros.

Estos jóvenes valientes se entregan por amor a Él, dejan todo para seguirlo como el Señor lo hizo con sus apóstoles, cada uno de nosotros nos toca también, ser responsables de esa formación, y ser más activos para que todos unidos podamos verdaderamente hacer nuestra verdadera misión, que a cada uno el Señor nos ha encomendado.

Para lograr todo esto tenemos que participar con nuestro granito, animarnos unos con otros y que cada día crezca ese granito de arena hasta ser una montaña.

Queridos hermanos dejémonos amar por Dios, ayudemos a nuestro Seminario.